Arañazos en el coche, no vayas al taller: los puedes quitar así por unos pocos euros

Con este método te ahorras cientos de euros (Web)

Los arañazos en la carrocería son uno de los daños más molestos para cualquier automovilista. De hecho, a diferencia de los daños mecánicos y electrónicos que no se notan desde el exterior del automóvil, el rasguño en la pintura de nuestro automóvil permanece claramente visible en el exterior incluso si no representa un problema que nos ponga en riesgo mientras estamos en la carretera. . Sin embargo, en algunos casos no será necesario llevar el coche al taller de carrocería.

Aunque nuestros coches pueden ser objetos muy sólidos y seguros desde muchos puntos de vista, ciertamente no pueden protegerse de ningún tipo de daño. Efectivamente, mientras circulamos por la carretera pueden ocurrir muchas cosas que están totalmente fuera de nuestro control y que pueden causar daños a nuestro coche.

Al fin y al cabo, muchos de los que vamos a nuestro coche al menos una vez habremos notado la presencia de un arañazo en la carrocería. En estos casos, lo primero que tratamos de hacer es entender dónde podemos haber causado el daño, pero muchas veces es simplemente imposible saberlo.

En segundo lugar, si no somos lo suficientemente expertos, podemos pensar ingenuamente en recurrir a un taller de carrocería para resolver el problema gastando mucho dinero en la reparación. En algunos casos, de hecho, podemos actuar directamente sin la ayuda de nadie…

Rasguños de autos, aquí se explica cómo eliminarlos de manera efectiva

En el caso de que notáramos la presencia de un rasguño en nuestra carrocería, lo primero que debemos hacer es asegurarnos de la profundidad del mismo. La regla es que si nuestra uña queda atrapada en el rasguño, entonces este último es demasiado profundo para proceder con cualquier producto de bricolaje.

En el caso de que, por tanto, nos demos cuenta de que el daño es muy grave, no nos quedará más remedio que contactar con un profesional, que cuidará de nuestra carrocería con las herramientas necesarias. Sin embargo, si se trata de un rasguño superficial, podemos hacerlo nosotros mismos ahorrándonos cientos de euros.

En caso de arañazos profundos, seguirá siendo necesaria la intervención del taller de carrocería. (Web)

De hecho, hay muchos productos en el mercado que pueden ser útiles en estas situaciones. Se compone de materiales de pulido específicamente diseñados para rellenar abrasiones y arañazos gracias también al uso de polímeros transparentes. Sin embargo, antes de aplicar estos productos, se debe limpiar a fondo la zona afectada por el daño para eliminar todo tipo de residuos.

Para el acabado, una vez seco todo, podemos utilizar una pintura claramente similar a la de nuestro coche para cubrir la reparación.

NEXT Lagarde, la inflación subyacente sigue siendo demasiado alta – Economía