Tortuga cochinilla en Toscana, qué es y qué daños causa el insecto que amenaza con hacer desaparecer los pinares El Mar Tirreno

Tortuga cochinilla en Toscana, qué es y qué daños causa el insecto que amenaza con hacer desaparecer los pinares El Mar Tirreno
Tortuga cochinilla en Toscana, qué es y qué daños causa el insecto que amenaza con hacer desaparecer los pinares El Mar Tirreno

Ahora Incluso Viareggio tiene miedo. Mucho también. Por qué la tortuga cochinilla, El insecto asesino de los pinos que ha causado masacres en Campania y Lacio, también ha llegado a la costa pisana, en Tirrenia, Marina di Pisa y Camp Darby. «Y de allí a Versilia está realmente a tiro de piedra dado que el insecto se mueve también y sobre todo gracias a los vientos y, por tanto, es casi imposible detenerlo», afirma Angelico Bonuccelli, agrónomo y natural de Viareggio, una vida en la dirección del servicio de Jardines del Municipio de Roma. Desde 2022 es consultor del propio municipio capitolino con la tarea de combatir la cochinilla en todo el territorio municipal de la capital. «Contrarrestar su avance hacia el norte es imposible: pronto estará también aquí, en Viareggio, no hay ninguna duda – insiste -. ¿Deberíamos preocuparnos? Absolutamente sí, pero también organizarnos para combatir su propagación: es una batalla difícil pero no imposible”.

Qué se puede hacer

Bonuccelli está convencido de ello: «Se puede hacer algo y la experiencia de Roma nos lo enseña, pero debemos equiparnos inmediatamente: es necesario inmediatamente que quienes son responsables de defender el patrimonio verde de la región, si quieren salvar nuestros pinos, preparar un protocolo para el avistamiento y, por tanto, para la lucha contra el parásito desde ya.” Y luego necesitas dinero, mucho también. «Porque sin fondos cualquier estrategia no funcionará», afirma tajantemente el agrónomo. Sin embargo, quedan dos formas de combatir el parásito asesino. El primero es el del llamado antagonista natural, es decir, otro insecto capaz de contrarrestar su propagación. Y a la larga también es el más eficaz. Sin embargo, siempre que se descubra ese insecto. Efectivamente, en Crea-dc, el centro gubernamental de investigación para la defensa de las plantas agrícolas y forestales, la encontraron: se llama Thalassa Monte Zumae y es una mariquita procedente del Caribe, concretamente de las islas Turcas y Coicos. «Parece que funciona – reconoce también Bonuccelli -, pero la solución aún está lejos: aunque supongamos que mañana se comprobará científicamente la eficacia de este antagonista, de hecho, sólo tendríamos los primeros resultados dentro de dos o tres años. , considerando los tiempos de reproducción y de liberación masiva a la naturaleza. Y el riesgo es que mientras tanto una parte muy importante de nuestros pinos nacionales se pierda irremediablemente.”

Solución inmediata y costes.

Pero en el futuro inmediato, para el agrónomo de Viareggio la solución es “la endoterapia a base de ambamectina, un insecticida muy potente”. Estas son las inyecciones en los troncos de la planta que el servicio fitosanitario de la región de Toscana ya está aplicando a las decenas de pinos afectados en Marina di Pisa. «En Roma lo utilizamos a gran escala y dio resultados importantes», subraya el agrónomo. Pero también es una terapia muy cara: «En la capital se gastaron alrededor de cinco millones de euros en 80.000 pinos – afirma -. El coste medio oscila entre un mínimo de 60 y un máximo de cien euros por cada planta a la que se aplica.” Por supuesto, ni siquiera eso es la panacea para todos los problemas. Pero muchas veces funciona: “Si el pino lleva atacado no más de tres años, con endoterapia casi siempre podemos recuperarlo”. Siempre, sin embargo, que tengamos los recursos para administrarlo a todos los afectados. «Por eso es fundamental planificar asignando los fondos necesarios para intervenir a tiempo», insiste. Al mismo tiempo, sin embargo, también sería necesario implementar una intervención de seguimiento generalizada para comprobar periódicamente el estado sanitario de los pinos domésticos. ¿Como? «Sería útil identificar zonas de muestreo en las que, al menos cada seis meses, tomar ramitas de las copas de los pinos para comprobar si los parásitos han comenzado a instalarse entre las acículas apicales – concluye Bonuccelli –. Esto nos permitiría descubrir a tiempo el inicio del contagio y, por tanto, planificar las intervenciones con antelación”.

PREV Tiempo, temperaturas mínimas hoy: +8°C en L’Aquila
NEXT Ibra, las primeras palabras en el nuevo cargo en Milán: armadura para Fonseca