el tanque alemán que intercepta y destruye misiles y enjambres de drones

el tanque alemán que intercepta y destruye misiles y enjambres de drones
el tanque alemán que intercepta y destruye misiles y enjambres de drones

Roma, 17 de junio de 2024 – Un tanque capaz de derribar misiles y drones producido especialmente para Ucrania. Así es el nuevo modelo construido por la empresa fabricante de armas alemana Rheinmetall que será entregado a Kiev lo antes posible, informa The Telegraph.

frankenstein

El frankenstein Responde precisamente a las necesidades del ejército ucraniano, que en repetidas ocasiones cuenta con sistemas de armas capaces de abordar. amenazas de corto alcance como drones kamikazes y fuego de artillería rusa.

Base de leopardo 1

Por ello, Rheinmetall creó Frankenstein, un tanque construido sobre la base de un antiguo Leopard 1 al que se le instalará el chasis. sistema antiaéreo Skyranger súper avanzado, diseñado específicamente para contrarrestar amenazas de corto alcance desde la línea del frente. Bjorn Bernhard, jefe de sistemas terrestres de Rheinmetall, explicó en una entrevista con Bild: “Todavía quedan muchos tanques Leopard 1 sobre cuyo chasis podríamos montar la torreta Skyranger con el cañón automático calibre 35 mm”.

sistema skyranger

El nuevo sistema Skyranger puede contar con sofisticados sensores con visión de 360 ​​grados, para poder interceptar enjambres de drones. Además, Rheinmetall abrió hace tiempo una fábrica ultrasecreta en el oeste de Ucrania, donde puede reparar tanques alemanes dañados en el frente, como los vehículos blindados Marder y Leopard 1 y, en el futuro, Leopard 2, para poder enviarlos inmediatamente al frente. línea.

Cañón revólver Oerlikon de 35 mm

La extraña torreta lleva un Cañón revólver Oerlikon de 35 mm capaz de disparar con alta cadencia y precisión gracias a los sensores Skyranger y modernos radares que brindan detección, seguimiento y disparo automático al objetivo.

Un ejemplo del cañón Skyranger más Oerlikon de 35 mm

NEXT mil muertos y heridos al día. «La culpa es de la estrategia de la picadora de carne»