¡Paz, Trabajo y Justicia Social!”

¡Paz, Trabajo y Justicia Social!”
¡Paz, Trabajo y Justicia Social!”


“La oposición a la guerra y la construcción de la paz son los elementos fundacionales y calificativos del movimiento obrero. Queremos partir de aquí hoy que es el Día de los Trabajadores, sin retórica ni pretensiones “1 de mayo: ¡Paz, Trabajo y Justicia Social!” – así lo afirma en una nota el Secretario General de la CGIL de la Provincia de L’Aquila, Francesco Marrelli.

La guerra es la negación de derechos, es un sacrificio humano inaceptable, es un ocultamiento de la emancipación de las clases trabajadoras y su redención.

Lo que niega la guerra es la verdad, esa verdad escrita en las pocas líneas deseadas por los padres y madres fundadores en el artículo 11 de la Constitución. Europa, habiendo salido de los conflictos mundiales, eligió “nunca más”, eligió el camino del diálogo y de dejar las armas para siempre. El pedido fue buscar la paz, siempre, incluso cuando las guerras están lejanas, porque la guerra hace inútil el derramamiento de sangre cuyas víctimas y acontecimientos recordamos, dispersa el legado que los hombres y mujeres nos han dejado y que estamos llamados a salvaguardar, para que así sea. que ese “nunca más” se convierta en patrimonio de toda una comunidad, presente y futura – continúa Marrelli –

Paolo Treves, refiriéndose al art. 11 de la Carta Constitucional, escribió: “Esperamos que Italia dé ejemplo con este artículo de ese futuro derecho internacional y, más aún, diría yo, de la costumbre democrática internacional, que esperamos que algún día apoye un mundo mejor y más justo”.

Por su parte, Ugo Damiani quiso aclarar el alcance del cambio en curso: “Reconocemos que todos los conflictos, que cualquier conflicto, por grave o duro que sea, puede resolverse con el razonamiento, porque el razonamiento representa el arma más poderosa del hombre.”.

Las madres y los padres fundadores, por tanto, querían marcar la separación definitiva y clara del régimen fascista, querían repudiar esa ideología basada en la violencia y la exaltación de la fuerza, en la coacción y la privación y construir una nueva aspiración común con otros pueblos. hacia un mundo de paz, superando definitivamente los nacionalismos que habían llevado a los conflictos. Como si las vibrantes palabras de Bertolt Brecht “el nacionalismo de los grandes señores beneficia a los grandes señores. El nacionalismo de los pobres también beneficia a los grandes señores.” debería seguir palpitando las líneas escritas en la Constitución.

Habiendo abandonado el nacionalismo y el imperialismo, en nombre de los cuales se produjeron víctimas, detenciones, asesinatos y persecuciones de mujeres y hombres, la solidaridad y la justicia entre las naciones fueron consideradas la única condición para la paz, en una nueva convivencia entre los pueblos. Fuerzas políticas de diferentes orientaciones y culturas coincidieron en introducir el principio pacifista en el texto constitucional y darle protagonismo, intentando formularlo de la forma más decidida y contundente posible. Así, en el borrador final del artículo 11, la Asamblea Constituyente buscó una manera de poner en blanco y negro la supremacía del derecho sobre la guerra, su predominio; entre los diversos términos, como “renuncia” o “condena”, eligió la palabra “repudio”. Repudia resultó ser el término más apropiado para expresar el deseo de quitar verdad y valor al instrumento de guerra, haciéndolo siempre legalmente ilícito.

Meuccio Ruini, presidente de la Comisión Constitucional, al reforzar el uso del verbo repudiare utilizado en el texto, lo definió como “acento enérgico y por lo tanto implica condena como renuncia a la guerra”.

Vivimos nuestra vida diaria escuchando palabras y mirando imágenes que nos recuerdan continuamente la guerra, la guerra, como si esas palabras y esas imágenes contuvieran en sí mismas la utilidad de hacernos conscientes de que la guerra es una consecuencia natural del comportamiento humano, traicionando en de esta manera el trabajo realizado por las madres y padres constituyentes. De hecho, con la Constitución, el objetivo era crear un cambio radical, eliminando el uso de la guerra como herramienta para resolver disputas de la cultura italiana.

Hoy reafirmamos la necesidad de una reducción inmediata del gasto militar y una desmilitarización de la política exterior y económica de nuestro país, para que podamos retomar el camino principal de la paz como bien supremo del pueblo. Los armamentos y las misiones de paz (sic!!!) también son recurrentes en los actos del Parlamento italiano, demostrando así toda la hipocresía de quienes obstaculizan la afirmación de la paz como elemento fundacional de los derechos humanos.

Ya no podemos permanecer indefensos ante los genocidios y masacres de niñas y niños, mujeres y hombres inocentes, que sufren las decisiones de una clase dominante que desconoce el significado de la palabra “paz”. Es hora de actuar, es hora de recuperar el coraje que mujeres y hombres, que surgieron de la guerra a través de la lucha de liberación, han reafirmado tenazmente, dejando como legado la Carta Constitucional.

Así como el fascismo traicionó a Italia con la guerra, hizo lo mismo quitándole a Italia su carácter de país de trabajo, de trabajadores, quitándole su libertad y su dignidad, quitándole a los pueblos vulnerables, oprimidos y desheredados la posibilidad de parecer la vida social a través de la participación y protagonismo de las clases subordinadas, como, además, sucedió con las mujeres como tales, limitando el progreso y el camino hacia la justicia social.

Lelio Basso define puntualmente los abusos del régimen: ““El fascismo había favorecido escandalosamente a los “amos del vapor”, a los grandes magnates industriales y financieros, había impuesto acuerdos laborales, había impuesto sueldos y salarios, había agravado y legalizado la explotación”.

De ahí la ruptura definitiva con el fascismo a través de la Carta Constitucional, con un instrumento jurídico que es la verdadera “pedagogía de los oprimidos” que se plasma en el art. 3: al reconocer una democracia formal, que daba igualdad plena e inviolable a todas las mujeres y hombres libres, reconoció sus derechos fundamentales y el poder liberador de la ley en su forma revolucionaria que se revela con la democracia sustancial. Y es precisamente en la palabra ciudadano donde se afirma la diferencia con otras constituciones, la libertad que tiene un sentido individualista se eleva a un sentido de responsabilidad hacia los demás, otorgándoles un valor colectivo en el que se basan los derechos sociales.

El disfrute de los derechos no se logra con su simple reconocimiento, sino que es el Estado quien actúa en la vida social, económica y política para hacerlo concreto. Para expresar mejor el concepto del papel del Estado nos basamos en las palabras de Mauro Scoccimarro: “En el nuevo Estado democrático, todos los trabajadores, en sus manos y en sus mentes, deben sentir que sus derechos están protegidos en el Estado como nunca ha sucedido en el pasado. Sólo así el Estado podrá tener esa amplia base popular que nunca ha tenido en Italia”.

Es con la Carta Constitucional de 1948 que la República, fundada en el trabajo, expresa una idea de Estado en el que todos participan con su trabajo en la vida efectiva de todos, y esta función colectiva realizada en interés común es precisamente el trabajo. . La dignidad y el trabajo son los dos nuevos puntos de partida de la constitución, capaces de dar un nuevo impulso al significado de los fundamentos de la libertad y la igualdad, ubicándolos en un espacio en el que la condición real y material de la persona cobra relevancia primordial, por lo que caracteriza profundamente, es decir, la dignidad, y por lo que la sitúa en las relaciones sociales a través del trabajo. La nueva Carta se convierte en el motor que asigna relevancia jurídica a las batallas sociales, a las peticiones que provienen del movimiento de los trabajadores, de los débiles, de los subordinados. Se convierte en la clave para modificar los equilibrios existentes, cambiando el equilibrio de poder dentro de la sociedad. Obra que finalmente conquista su mayoría y permea las instituciones de la nueva república.

Lelio Basso esperaba con la salida del fascismo que “Sólo si garantizamos que todos puedan participar efectivamente en la gestión económica y política de la vida colectiva, crearemos verdaderamente una democracia”.

Según la definición de Giorgio Agamben “Pensar significa recordar la página en blanco mientras se escribe o se lee.” pensar significa recordar la materia, esa materia de la que está hecho un libro mientras se escribe o se lee; La paz, la democracia, la participación, la justicia social, la igualdad, la solidaridad, la dignidad y el trabajo son los materiales que componen nuestra Constitución y cuando nos encontremos leyéndola debemos tener siempre presente que esa materia representa principios y valores fundacionales de nuestra comunidad. .

Retomemos nuestro papel de artífices del cambio, de protagonistas de la historia, porque sólo el movimiento de los trabajadores sigue siendo portador de los valores constitucionales, porque la condición de clase genera unidad, hermandad y hermandad, coraje, solidaridad, capacidad de rebelarse contra injusticias.

“Paz, Trabajo, Justicia Social” son los temas elegidos para el 1 de mayo de 2024, que nos permiten, con coherencia ideológica, práctica y programática, seguir pensando que la construcción de un mundo de paz y justicia requiere de toda la fuerza y ​​capacidad histórica de movilización del movimiento obrero y que de ella pueda resucitar una sociedad mejor, más igualitaria y más justa.

Incluso en esta época seguimos pensando y actuando siguiendo las enseñanzas de Giuseppe Di Vittorio: “el mismo día, los trabajadores de todos los países, de todas las razas, de todas las religiones, dejan sus trabajos al mismo tiempo, idealmente se acercan unos a otros y reafirman la comunidad de sus intereses de clase, de sus aspiraciones de progreso, de paz, de bienestar. A la emancipación social, a la conquista de una sociedad más justa, que una a todos los pueblos en el trabajo y destierre para siempre la guerra de la faz de la tierra.” – concluye el secretario general de la CGIL de la provincia de L’Aquila Francesco Marrelli.


Compatible con impresión y PDF


ETIQUETAS

Día de los Trabajadores de la CGIL


PREV «La Toscana ya está saturada, ahí es donde los buscamos» El mar Tirreno
NEXT Ferrarelle está contratando en Campania: el enlace para postularse