“Mi Cristo tenía un perro. Estaba decepcionado de la humanidad, pero decidido a salvarla”

“Mi Cristo tenía un perro. Estaba decepcionado de la humanidad, pero decidido a salvarla”
“Mi Cristo tenía un perro. Estaba decepcionado de la humanidad, pero decidido a salvarla”

La naturaleza y los animales no pueden faltar en las novelas y cuentos de Vincenzo Pardini, que muestran el camino a los hombres que luchan por vivir una vida digna. Un mundo salvaje, híbrido, lleno de misterios y sufrimiento ancestral, de fantasmas y bandidos, de historias y leyendas; arcaico en sus maneras pero siempre presente para sí mismo. Esta vez el autor de Lucca ha diseñado su naturaleza a la medida de un personaje que está por encima de todos nosotros: Jesús y ha colocado junto a él un animal diferente a los habituales en las Escrituras: un perro. Una combinación que no es nada blasfema, al contrario. La vida de Cristo y su perro callejero (Vallecchi, a partir de mañana en librerías) es una parábola en la que el escritor quiere reiterar cómo, más de dos mil años después, la voz del Señor sigue siendo la más humana y sus mensajes son actuales y pueden mostrarnos el camino hacia la convivencia pacífica entre los hombres y entre ellos y la naturaleza.

Pardini, partamos del título tan intrigante: ¿cómo nació?

“Hace años vi un cuadro cuyo autor no recuerdo: era una Última Cena y al fondo se podía ver un pequeño perro blanco. Me vino a la mente una historia de Cristo con el animal”.

No es un tema simple…

“De hecho, tomé la idea y la abandoné nuevamente; la escritura no desapareció, no podía ser creíble. Esto sucedió hace cinco o seis años y mientras tanto escribí Il valico dei briganti”.

¿Qué te puso de nuevo en el camino correcto?

“Giovanni Papini y la relectura de su Historia de Cristo. Y así comencé a escribir de nuevo”.

¿Por qué contar la vida de Jesús?

“Siempre he tenido una buena relación con Cristo, siempre he sido creyente. En el libro quería demostrar que más allá de todo lo que la gente dice y piensa, él era una persona normal. Seguí las enseñanzas de la Biblia y entre los Evangelios. la de Juan: mío es el Cristo del Espíritu Santo”.

Junto a él aparece lo que luego se llamará Ebaù: ¿por qué?

“Estudiando descubrí que en realidad existía un perro y por eso lo tomé como pretexto combinando escenas de la vida de Cristo vinculadas a él”.

Enorme, de brillante pelaje blanco, llega a la cueva para proteger al Niño, junto al buey y al burro, lo sigue y a veces lo salva de los peligros: ¿quién es Ebaù en realidad?

“Un ángel”.

¿Será por eso que es el único espécimen blanco junto a los perros negros que gruñen? ¿La metáfora del bien y del mal?

“Sí, y además lo que me inspiró fue un pastor de la Maremma que tenía y que se llamaba Jodo, como el personaje de una de mis novelas (Jodo Cartamigli en el que se basó la película Il mio West de Giovanni Veronesi con Pieraccioni, Keitel y Bowie, ed.). Los Maremmas son perros independientes, con una mentalidad a veces primitiva; puede que no te obedezcan, pero el suyo es un carácter protector.”

Lo que Ebau tiene para Cristo…

“Porque él permanecerá salvaje y fiel después de que Jesús sea crucificado. Y esperará su regreso porque lo ha elegido como su maestro para la eternidad”.

¿Cómo demuestra Vincenzo Pardini su lealtad al Señor?

“La mía es una fe personal. Creo que Dios está escondido y hay que saber buscarlo. Es una cuestión de pensamiento, no necesitamos una computadora para encontrarlo porque aquí estamos en el mundo del espíritu. “.

Llama la atención el uso de la palabra en tu novela: ¿cuál es para ti?

“En cierto sentido, eso es todo. Soy un buscador de palabras, deben ser nuestras amigas en este período de crisis política, moral y cultural. Ya no somos capaces de utilizarlas, no les damos ningún significado, No sabemos cómo salir de un libro de frases que se ha vuelto monótono. Nuestra mente está anestesiada y no podemos ir más allá. Incluso con la puntuación quiero despertar el cerebro.

Luchas contra la anestesia alternando lenguaje culto y jerga, ¿por qué?

“Las palabras aprendidas son las de Cristo: tuve que ser extremadamente honesto conmigo mismo y preciso con los demás para describir lo mejor posible cuál fue su Pasión. El uso de palabras jergas es, en cambio, parte de nuestro pasado, desde Dante en adelante: debemos mantener viva nuestra memoria.”

¿Era Jesús consciente de su sacrificio y sufrió por ello?

“Cristo sabía lo que le esperaba, repitiendo: ‘Debo estar en los negocios de mi Padre’. Creo que sufrió cuando no le creyeron, cuando se volvieron contra él y él seguía diciendo: ‘Me voy'”.

¿Qué pensó Cristo hombre de todo esto?

“Creo que estaba un poco molesto por la humanidad que lo rodeaba, que estaba decepcionado por ello. Pero en el fondo quería salvarlo”.

A ella le gusta Pilato, al menos por lo que se desprende del libro…

“Yo diría que sí; es un soldado prestado a la política, un hombre corrupto. He visto a muchos de sus colegas hoy. Cuando envía a Jesús a Herodes quiere absolver cualquier responsabilidad porque en Cristo había sentido algo más grande que él mismo. y la personalidad se había destrozado.”

Comparada con otras novelas sobre Jesús, pienso en la de Saramago, la mujer tiene mucho menos espacio en ella. ¿Cómo?

“Creo, en cambio, que la mujer samaritana, aquella a quien se revela el único Jesús, es un ejemplo de cómo la mujer es igual al hombre, mejor aún porque trae criaturas al mundo”.

¿A quién le recomiendas leerlo?

“Me gustaría que cada lector tomara de él lo que le parezca útil y quien haya perdido la fe pueda volver a encontrarlo.”

PREV La Feria del Libro de Montaña vuelve a Frabosa Sottana en su décimo aniversario – Targatocn.it
NEXT Del 16 al 18 de julio nuevas citas con la exposición “Agostiniani libri”