Geolier: el rap que “atrae a todos” se lleva Maradona

En la portada de “Dios sabe”tercer álbum de Geolier, hay manos juntas en oración. Son las de un niño, una mujer, un hombre, familiares del rapero napolitano, todos mirando al cielo, en forma de pirámide.. Es una invocación intergeneracional, porque el rap de Geolier trasciende los tiempos y logra alcanzar, incluso en Italia, aquello para lo que nació la cultura hip hop hace más de cincuenta años: representar una comunidad de una manera profunda. Y unirlo, ya sea el de la costa este o oeste de Estados Unidos, o el de un suburbio de Campania donde hoy hay más rostros de Geolier representados que de San Gennarocomo dijo casi se avergonzó Emanuele PalumboEste es su verdadero nombre.

No existe el típico aficionado.

El primer concierto del concierto es una instantánea vívida de esta fuerza agregadora. Estadio Maradona en Nápoles (se repetirá los días 22 y 23 de junio, con tres entradas agotadas y 145.000 entradas vendidas es el primer cantante que alcanza este hito en la historia de la instalación) donde no existe un público objetivo real, sino una maraña heterogénea de humanidad: niñas y niños, adultos, familias, niños, incluso algunos ancianos intrépidos. ¿Es un milagro a la sombra del Vesubio? El número de conciertos de Geolier en otras ciudades no es inevitablemente el mismo, pero esto no afecta al meollo del debate. En Maradona, de hecho, no es posible rastrear, como ocurre en muchos live trap, drill, boom bap, pop, rock, etc., el identikit preciso del “típico hincha”.: caminando por las gradas y el foso del estadio tienes la sensación de que realmente puedes conocer a cualquierade cualquier edad y clase social, exactamente como ocurre en un partido de fútbol (incluso hay las mascotas a semejanza del rapero con extras dentro) o escuchar aquellos nombres que han conseguido, con su arte, crear un puente.

Rap crudo y baladas de amor.

Y Geolier, de apenas 24 años, escupido por Secondigliano, Mordido y salvado por el rap como un superhéroe.bajado al escenario del estadio desde una plataforma de casi diez metros en una especie de descenso místico sobre las notas del evangelio de “Para siempre”sin halo pero con un peto héroe de la clase trabajadoracreó ese puente entre la canción napolitana y el hip hop, entre tradición y contemporaneidad, entre lo sagrado y lo profano. Por eso, con la música logró arrugar múltiples planos temporales y generacionales como si fuera en “Interstellar” de Nolan.. En el setlist hay piezas de rap crudas, pero también baladas más sentimentales y melódicas a la “Chiagne”, a menudo encerradas en popurrís, está la canción pop con la que triunfó en el último Festival de San Remo, “Yo soy para mí, tú eres para ti”pero también el bloqueo “No más, no más, no más” en el que dice que, si volviera a Ariston, apostaría a perder nuevamente. A su lado están los productores. Dat Boi Dee y Poison Beats, además de una banda consolidada, sino también una refinada orquesta de cuerdas para elevar el nivel de emoción. “Lo siento profesores, pero ahora seamos groseros”, dice Geolier con una sonrisa a los violinistas antes de rapear “Capo” entre géiseres, fuegos artificiales y llamas.

Entre Tony y Gigi

Ahí está la cara de “El pibe de oro” en la gran pared LED central cuando sale “Maradona”pero también los de los niños de Nápoles en “Ricchezza” y no faltan artículos sobre el scudetto de Nápoles durante la ametralladora de barras de “Campioni in Italia”. En “Moncler” las instantáneas de los edificios grises están coloreadas. Sí, hay compañeros del mundo urbano, desde Tony Effe, completo con un Cadillac tamarra a cuestas, y Mv Villa hasta Luché en “Già lo sai”, uno de los verdaderos iniciadores de la renovación de la canción napolitana a través del rap, pero también el cantante Mavi Gagliardi, ex de Sud 58, en “Emirates”. Y obviamente el espacio también “papá” Gigi D’Alessioque junto a Geolier canta “Senza tuccà”, extraído del nuevo disco del cantautor “Fra”. En “Dio lo sa” esta vez el rapero asciendegracias a la plataforma móvil, hacia el cielono con una túnica blanca, sino con un vestido de Prada y Nike. P Secondigliano” es la oración que todos conocen y cantan a todo pulmón. Aquí están todos los mundos de Geolier, unidos, contaminados, reunidos, en colisión, listos para abrazarse y chocar una vez más en un choque gigantesco.

Manos fuera del rap

¿El resultado final? Tal vez solo la palabra “Nápoles”, con su caos creativo, puede abarcarlo todo. Tras esta coronación popular, nombramiento en 2025: el 25 de julio en el Hipódromo de Agnano, la única cita prevista en la capital de Campania el próximo año. Con una conciencia y un mensaje, el más profundo lanzado por Geolier: “Los artistas no somos educadores, no podemos serlo y ni siquiera somos el mal de la sociedad. Escribamos nuestras canciones libremente, contemos nuestras historias. Incluso los más feos, los de la calle. Esto es rap. Esta música nos salvó la vida”.

Escalera:

Para siempre

Dinero

se volar

Presidente

si, fuiste tu

Me vulev hace ruoss

escumpar

moncler

Poder

episodio de amor

Ideas claras

Chiagne

narcos

maradona

Jefe

Nu habló, nu escuchó, nu viejo

2 segundos

El daño que me haces

ya sabes con luche

Quiero ir a ustedes

en la cadena

Emiratos con mavi

el ultimo poema

Yo soy para mi, tu eres para ti

napolitano

me falta

caso x

Campeones en Italia

me encanta pero quien sabe con Mv Killa

Cadillac con Mv Killa y Tony Effe

Dios sabe

la pipa de oro

P Secondigliano

Uno como tu
Sin tuccà con Gigi D’Alessio

Hasta que mueras

Como quieras

darte mi amor

NEXT haciendo cola a pesar del calor