Ascoli, Luigi “Borghese” Coccia con su karaoke hace honor en la televisión pero no gana el episodio

Un artista de Ascoli protagonista de la pequeña pantalla nacional. Se trata de Luigi Coccia, de 49 años, conocido en las noticias nacionales por ser doble de Alessandro Borghese y en…

¿Ya eres suscriptor? ¡Entre aquí!

OFERTA ESPECIAL

OFERTA ESPECIAL

MENSUAL

4,99 €

1€ AL MES
Por 3 meses

ACTIVAR AHORA

Entonces sólo 49,99€ en lugar de 79,99 €/año

Suscríbete con Google

Un artista de Ascoli protagonista de la pequeña pantalla nacional. Se trata de Luigi Coccia, de 49 años, conocido en los informativos nacionales por ser el doble de Alejandro Borghese y en esas localidades por haber tenido éxito en diversas ediciones del “Festival de la Canzone Ascolana”, de la que recientemente resultó ganador con la canción “Te vogghie fa nnammerà”.

En realidad, Luigi Coccia trabaja como enfermero en la vida, pero es cantando y escribiendo canciones como ha encontrado durante años la forma más personal de expresarse. Y fue así una vez más como la tarde del lunes 29 de abril se puso a prueba participando en “No olvides la letra”, presentado por Gabriele Corsi en Nove.

Durante el programa, en el que en cada episodio participan tres concursantes, llamados a cantar canciones italianas en el karaoke y a adivinar las palabras que faltan en tres rondas diferentes, Luigi Coccia llegó a la final sin conseguir, sin embargo, hacerse con el premio en metálico. En esta ocasión, el artista de Ascoli interpretó “Nel Sole”, “Me so’mbriacato” y “Para olvidar” acompañado de su amigo Sandro Ferretti. Un resultado que, aunque encomiable, no le permitió batir al vigente campeón. Coccia es un antiguo niño prodigio: empezó a tocar el acordeón a los 8 años y a los 16 empezó a grabar discos: su debut fue con Maurizio di Romagna.

© TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Lea el artículo completo en
Mensajero del Adriático

PREV Asfixiados por humos tóxicos, la terrible muerte de los trabajadores de la masacre de Casteldaccia – BlogSicilia
NEXT Primero de Mayo: día de lucha, no de celebración