Mal primer trimestre – QuiFinanza

Ford enfrenta una batalla cuesta arriba en la industria del automóvil eléctrico, con Pérdidas notables registradas en el primer trimestre de 2024.. La división de vehículos eléctricos, Model e, obtuvo una puntuación pérdida de 1.3 mil millones de dólares, casi duplicando las pérdidas del año anterior durante el mismo período. Esta cifra se hace aún más evidente si tenemos en cuenta que, por cada uno de los 10.000 vehículos eléctricos vendidos en los tres primeros meses del año, Ford perdió una media de 132.000 dólares.

Porque Ford está teniendo pérdidas

El fabricante de automóviles Ford atribuye estas pérdidas principalmente a necesidad de bajar los precios de sus modelos eléctricos para seguir siendo competitivos en el mercado, sin dejar de invertir fuertemente en investigación y desarrollo. Los ingresos por vehículos eléctricos en el primer trimestre de 2024 cayeron drásticamente un 84% respecto al año anterior, alcanzando sólo 100 millones de dólares.

Este fenómeno es atribuible al aumento de la competencia y a la guerra de precios en este segmento del mercado, lo que ha obligado a Ford a reducir drásticamente los precios de sus vehículos eléctricos. Según un comentario de C&D sobre el tema, las perspectivas para 2024 exigen una mayor intensificación de la competencia, lo que complica aún más la situación para la empresa automovilística.

Las previsiones futuras no parecen ser más halagüeñas: en 2023, la empresa registró pérdidas de 4.700 millones de dólares en su división de electricidad, y para 2024 se espera un déficit aún mayor de 5.000 millones de dólares.

Las pérdidas sufridas incluyen también importantes inversiones destinadas a la investigación y el desarrollo de los futuros vehículos eléctricos del grupo, fondos que no se espera recuperar a corto plazo. Ford ha indicado que tiene la intención de garantizar que, dentro de los próximos 12 meses, los precios de los vehículos eléctricos reflejen los costos de producción reales, excluyendo los costos de investigación y desarrollo.

Estas pérdidas se compensan con las demás divisiones de la marca: Ford Pro obtuvo un beneficio de 3.000 millones de dólares, mientras que Ford Blue generó unos ingresos de 21.000 millones de dólares, a pesar de una disminución del 13% respecto al año anterior.

A pesar de las pérdidas actuales, Ford apuesta por el futuro y espera que las inversiones actuales en el sector eléctrico conduzcan a una posición más sólida en un futuro próximo. La compañía está trabajando intensamente en el desarrollo de nuevas generaciones de vehículos eléctricos, con el objetivo de conseguir rentabilidad a largo plazo. El director ejecutivo, Jim Farley, aseguró a los inversores que la compañía está realizando cambios significativos en su negocio eléctrico y que la próxima generación de vehículos permitirá a Ford emerger como líder también en este campo.

Los coches eléctricos aún no convencen al mercado

A pesar de las enormes inversiones que exigen las reglamentaciones, las ventas de coches eléctricos representan sólo una fracción de las de los vehículos tradicionales, mientras que la demanda sigue siendo tibia tanto en Estados Unidos como en Europa, donde se espera que la obligación de vender coches eléctricos comience a partir de 2035.

Tesla destaca como una excepción, ya que el Modelo Y impulsa las ventas gracias a la relación calidad-precio y los incentivos fiscales. Sin embargo, para el resto de la automoción tradicional la situación es diferente: es necesario equilibrar las inversiones en eléctricos con la venta de vehículos tradicionales todavía preferidos por los consumidores.

PREV Onvo L60, el nuevo SUV eléctrico de NIO que pretende desafiar al Tesla Model Y, es oficial
NEXT El gobierno vendió 1.400 millones de euros en acciones de Eni