Día de Graduación 2024 de la Universidad de Siena.

Tarde de celebración hoy en Siena para los nuevos doctores de la Universidad de Siena que obtuvieron su título de licenciatura o maestría en el último año académico y que fueron celebrados en la fiesta de graduación del Día de Graduación en Piazza del Campo.

Los invitados de honor fueron Massimiliano Rosolino, campeón olímpico y mundial de natación, y Gaia Pianigiani, corresponsal del New York Times, quien pronunció un discurso; También participó Chiara Galgani, vicepresidenta de la asociación USiena Alumni.

Una tarde marcada por los discursos que marcaron el día de la fiesta de graduación de casi 800 participantes y sus familias. La ceremonia comenzó a las 17.00 horas en el espléndido marco de la Piazza del Campo. El cortejo académico ingresó a la plaza saliendo del ayuntamiento; Hubo gran emoción al sonar los clarines que dieron inicio al evento. Luego subieron al escenario el rector y los directores de los departamentos universitarios.

La ceremonia fue inaugurada por el rector Roberto Di Pietra, quien saludó y agradeció a los participantes, a sus familiares y amigos y a las numerosas autoridades académicas civiles, militares y religiosas presentes. También agradeció a la administración municipal de Siena por el uso de la plaza y la colaboración en la realización del importante evento académico.

A continuación tomó la palabra la alcaldesa de Siena, Nicoletta Fabio: «Saludos al Magnífico Rector, a las autoridades, a los profesores, a los ciudadanos y obviamente, con un calor diferente y compartido, a todos estos niños y niñas presentes hoy en Piazza del Campo, a sus padres y sus familias. Lo que me gustaría que quede en su memoria y en lo que más debemos trabajar todos, ante todo las instituciones, es el concepto de acogida. Me gustaría que Siena pudiera seguir vinculada a este valor tan importante a lo largo del tiempo, especialmente hoy. Estudiar en esta ciudad significa vivirla, ser parte del accionar diario de una comunidad que siempre ha sabido reivindicar una fuerte composición identitaria. Pero esto no significa que no pueda haber espacio para quienes no nacieron en esta ciudad. La voz de nuestros jóvenes, de todos ellos, debe ser escuchada siempre. Creo que intentar construir con ellos un futuro que les permita en algunos casos seguir considerando nuestra ciudad como una segunda casa es el mayor objetivo”.

A esto siguió el apasionado discurso del campeón olímpico Massimiliano Rosolino: «El día de la graduación es un momento especial que representa el comienzo y no el final de un viaje. Estoy feliz de poder dar mi testimonio como deportista y como persona que nunca ha detenido su carrera: el deporte me ha enseñado a empezar siempre de nuevo, tanto después de una victoria como después de una derrota, dándolo todo cada vez y con nuevas estímulos. No todo se reduce al oro olímpico o a la eliminación por eliminatorias. Es necesario saber valorar ambos momentos, reflexionar y empezar de nuevo. Así como no todo es ascenso o fracaso, un apretón de manos de elogio o un 110 con honores: en la vida siempre hay que pensar en el siguiente paso que alimenta la sangre necesaria para crecer y mejorar. La Universidad es la familia que te forma, que te protege, que te sostiene y te conduce a la vida adulta donde luego tendrás que devolver lo que has recibido.”

A continuación el deseo de Gaia Pianigiani: «Me siento una más de ustedes y es un honor para mí estar aquí. Como egresada de la Universidad tuve la oportunidad de construir una carrera que respetara mis deseos. Como lo fue para mí, también les deseo a todos que hagan realidad sus sueños a partir de este día”.

A continuación intervinieron la vicepresidenta de la Asociación de Antiguos Alumnos de USiena, Chiara Galgani; Siena, solidaridad, sacrificio y sueño fueron las palabras clave de su discurso: «Este día representa la síntesis de años de sacrificio, compromiso y perseverancia. Y debe ser un momento de alegría y gratitud. Al igual que usted, yo también he recorrido un largo camino de estudio y sacrificio para obtener un título de esta autorizada institución. Como tú, al final de este camino comprendí la importancia de la meta alcanzada, pero también sentí la conciencia de estar ante un nuevo comienzo. Como tú hoy, sentí una alternancia de emociones: felicidad, satisfacción, orgullo combinado con aprensión por el futuro y un fuerte deseo de realización personal y profesional. En otras palabras, esta ceremonia no marca un punto de llegada, sino que representa un punto de partida para ti. El comienzo de un viaje hecho de nuevos proyectos, cambios, desafíos, responsabilidades y, espero, éxitos.”

A continuación, el rector Roberto Di Pietra tomó nuevamente la palabra para su discurso: «Éste es un día especial que la Universidad de Siena os dedica a celebrar. En realidad, todos los días del año dedicamos nuestro cuidado y atención a hacer memorable la experiencia de estudio y de vida en nuestra Universidad y en la ciudad de Siena. Habéis elegido Siena, nuestra Universidad y, estoy seguro, ya la lleváis en vuestro corazón. Habéis vivido un período importante de vuestra vida en la Universidad de Siena como jóvenes dispuestos a dar su contribución al desarrollo de nuestra sociedad y, tal vez, a mejorar nuestro tiempo y nuestro futuro. Has conseguido un resultado importante al final de un camino en el que has superado dificultades y obstáculos, pero también momentos de felicidad y satisfacción. Has completado un camino en el que has adquirido habilidades, conocimientos y habilidades junto con una mejor conciencia de ti mismo, una clara maduración de tu persona. Habéis elegido la Universidad de Siena y os felicito y agradezco vuestra elección.” El Rector continúa: «La finalización de tus estudios te abre las puertas al camino más desafiante en el mundo laboral en el que aportarás tus habilidades, tus capacidades y tus energías».

A continuación, el rector propuso una reflexión sobre las situaciones difíciles que se pueden vivir en la vida cotidiana: «En nuestra sociedad y por tanto también en las Universidades, las dificultades, los obstáculos, los problemas, las derrotas están adquiriendo una connotación que no es la que debería tener. Situación normal en la vida de las personas. Se está extendiendo una sensación de derrota inevitable e irremediable, generando ansiedades ingobernables e insuperables. De la superación de un obstáculo, de la solución de un problema, de la manifestación de una derrota, parece haberse extendido la idea de que toda vida futura deriva de ello. ¡No es así, nunca ha sido así, no puede ser así! La vida está llena de obstáculos y derrotas. La derrota, las derrotas son en sí mismas parte de nuestra vida. No puede haber victoria, resultado, meta, incluso digo rendimiento, si no es porque hemos pasado por derrotas”.

El Rector continúa: «Estamos en el año de las Olimpíadas. Precisamente este año debemos recordar un significado muy presente en las competiciones deportivas, en general, y en la competición olímpica, en particular. Por este motivo hemos pedido a una federación nacional, la Federación Italiana de Natación (FIN), recibir el saludo de uno de sus embajadores. Precisamente por eso, el múltiple campeón olímpico Massimiliano Rosolino nos contó y testimonia cómo el deporte -cualquier práctica deportiva- entrena a las personas para gestionar las derrotas como herramienta para alcanzar victorias en las competiciones y en la vida. Los Juegos Olímpicos cada cuatro años nos recuerdan que en un largo camino hay numerosas derrotas y, de vez en cuando, algunas victorias. En el espíritu olímpico está, ante todo, el objetivo de superarse pasando por “carreras imposibles de ganar” antes de llegar a las victorias”.

Luego quiso referirse a la Piazza del Campo, como lugar de acogida, pero también teatro de siglos de victorias y derrotas: «La Piazza del Campo es la plaza a la que volverás en tu memoria para recordar los momentos vividos, incluido este el de la tarde. La Piazza del Campo ha sido durante siglos el teatro ideal en el que siempre se renueva la sucesión continua de victorias y necesariamente derrotas del Palio. Cada victoria sigue a muchas derrotas y cada derrota se vive como un paso necesario sobre el cual construir la próxima victoria a partir del día después del Palio, en cada Palio”.

El rector continúa: «Nuestro lugar en el mundo es también el resultado de nuestras derrotas. Las derrotas son una parte integral del camino hacia el éxito. El éxito no se define por la victoria, sino por la capacidad de afrontar las derrotas y aprender de ellas. El éxito no es definitivo, la derrota no es inevitable y lo que realmente importa es el coraje de continuar. Todo esto se resume en dos maravillosos versos de Leonard Cohen: “Hay una grieta en todo. Así entra la luz” – Hay una grieta en todo. Y ahí es donde entra la luz.”

Finalmente: «Deseo muchas victorias para vuestras vidas, ciertamente no os deseo derrotas y, sin embargo, sabiendo que existirán, deseo que sepáis vivirlas y transformarlas como premisa necesaria para alcanzar vuestras metas. ¡Solo así el sabor y el valor de los resultados que consigas estarán llenos de luz y dignos de aplauso!

Seguidamente pasamos a llamar al escenario a los nuevos médicos para la habitual fotografía con el rector y el director de su departamento.

Finalmente llega el momento coral de lanzar el tòcco al aire, para sellar el importante objetivo alcanzado. Para todos, un momento liberador que reúne a la comunidad académica en un abrazo simbólico.

El evento estuvo acompañado por el coro de la Universidad de Siena, dirigido por la Maestra Elisabetta Miraldi, compuesto por miembros de la comunidad universitaria, entre estudiantes, profesores y personal, que amenizaron el evento con un rico programa de su propio repertorio.

———————————————

Massimiliano Rosolino

Massimiliano Rosolino nació en Nápoles el 11 de julio de 1978 de padre italiano, el restaurador Salvatore, y de madre australiana, la azafata Carolyn. Campeón olímpico de 200 m combinados en Sídney 2000, mundial y europeo, fue el primer nadador italiano en ganar el Grand Slam, en 200 m combinados, y en conquistar tres medallas olímpicas en una sola edición. Apodado “el perrito” por su determinación, Rosolino era un especialista en estilo libre y mixto y de 1995 a 2009 consiguió 60 podios en competiciones mundiales y europeas y en los Juegos Olímpicos. Tras su retiro, que nunca fue anunciado, se consagró en el mundo del espectáculo como presentador, competidor de reality shows y actor. En 2021 publicó el libro «Il Campione – Un viaje de amor y amistad más allá del síndrome de Pitt-Hopkins», publicado por Dantebus. Es padre de Vittoria Sydney y Sofia Nicole, nacida de la relación con su pareja Natalia Titova, profesora de baile. Testimonio de la Federación Italiana de Natación, para las actividades de promoción y difusión de las disciplinas acuáticas, Rosolino sigue siendo el atleta que ha ganado el mayor número de medallas olímpicas en la natación italiana.

Colección de medallas

Juegos Olímpicos 1 oro, 1 plata, 2 bronces

Copa del Mundo 1, 3, 1

Europeos 7, 8, 6

Campeonatos del mundo de piscina corta 1, 2, 7

Europeos en curso corto 7, 8, 5

Juegos Mediterráneos 5, 3, 0

Campeonatos de Italia 41, 32, 14

Gaia Pianigiani

Corresponsal del New York Times en Italia. Comenzó en el Times en 2010 en la redacción de Roma, primero como pasante y luego como editora, ocupándose a lo largo de los años tanto de las noticias de última hora (desde grandes naufragios hasta terremotos) como de actualidad y política (tras dos Papas y ocho presidentes). del Consejo de Ministros) y redacción de informes sobre los cambios económicos y sociales y la inmigración en Italia.
Antes de The Times trabajó en la agencia de noticias Steel Business Briefing en Londres y en la revista Forbes en Nueva York. Originaria de Castellina in Chianti (Siena), estudió Letras y
Lenguas Extranjeras en la Universidad de Siena y pasó un año como estudiante Erasmus en la Freie Universität de Berlín. Tiene una maestría en periodismo de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia.

PREV Reabierto el servicio de urgencias del Policlínico de Catania – lasiciliaweb
NEXT Prisiones: recluso se suicidó en Sassari, 44/o en Italia desde principios de año – Actualidad