Cosenza, Tutino y el hambre

COSENZA – Hambre. Es ese detalle en la vida que te hace hacer cosas inmensas. En todos los campos. Hambre. No renunciar a nada, cuidar todos los detalles y estar siempre al tanto de todo. El hambre en el fútbol se traduce como “garra”. Y es un término que volvió a ponerse de moda en la rueda de prensa de hoy porque salió de boca del nuevo director general Ursino. Porque ahora al fútbol de Cosenza sólo le falta “la garra”. Porque la experiencia de los numerosos campeonatos de la Serie B le ha enseñado al presidente Guarascio que no hay que perder más tiempo en charlas, sino que es necesario ir a los hechos. Con hambre. Con ganas de participar en el campeonato de la Serie B como protagonista y ciertamente no como un equipo sin sueños y ambiciones.

Y aquí viene la bomba. A las 12.15 la noticia la daba directamente Guarascio que abría la rueda de prensa con aquella frase inesperada “Tengo que daros una buena noticia ahora mismo. Hemos redimido a Guarascio.” Estallan los aplausos. Tímido, pero son aplausos. Y lo hacemos nosotros, periodistas y testigos de una grata sorpresa, una noticia real que huele a “hambre”, a las ganas de intentar por fin realizar un sueño llamado Serie A. Nadie pronuncia esa palabra, pero los directores Ursino y Delvecchio la hacen pesar con convicción. esa noticia que da un presidente que quiere abandonar la rueda de prensa, pero los tiempos han cambiado… Y es el propio Ursino quien le hace quedarse en su lugar. Porque ahora necesitamos un presidente más inteligente, un presidente que venda mejor todo lo que ha hecho en los últimos años.

LEA EL ARTÍCULO SOBRE LA RUEDA DE PRENSA DEL COSENZA CALCIO

No es fácil mantener la Serie B durante ocho años, no es nada fácil y ahora toca recuperarlo todo como lo hizo hoy: “Redimimos a Tutino”. No es una frase lanzada a los periodistas, pero es una frase que hizo felices a tantos niños que se enamoraron de un superhéroe que marcaba con todas las partes de su cuerpo, una frase que huele a “hambre” de sueño, de victorias, de objetivos. Y con esa “hambre” debe llegar el nuevo entrenador. Viali ha tomado otros caminos y ahora es correcto saber quién realmente quiere abrazar la causa de Cosenza en ese banquillo caliente. Y es el propio Ursino quien hace comprender a todos que los nombres no sirven, pero que en la vida hace falta la locura de elegir incluso a un entrenador menos conocido pero más hambriento.

Hambre era la palabra del día en Cosenza. Y los periodistas se quedaron con mucha hambre porque Guarascio les proporcionó café y bollería a la hora del aperitivo. Pero había que respetar el tema y por eso… Tutino. El resto ya no importa. La venganza de Guarascio acaba de comenzar…

PREV Casting en Pisa y Prato: niños y niñas buscan series de televisión
NEXT Módica. “Francesco Rando y su Sicilia: antiguos alumnos hablan de ‘Donna-Sicilia'”