las islas artificiales verdes en la zona económica exclusiva italiana

De Emilio Errigo – Las energías alternativas a los hidrocarburos y otros recursos ambientales, llamadas energías renovables verdes, blancas y azules, atraen a un número cada vez mayor de investigadores y grupos de inversores nacionales y fondos de inversión extranjeros, hacia la valorización de fuentes de energía consideradas inagotables, renovables o, por ejemplo, para decirlo en un resumen más comprensible, recursos libres presentes en la superficie de las aguas del mar Mediterráneo y en los espacios aún disponibles de la subyacente “Plataforma Continental Internacional”, sujeta a la soberanía nacional italiana.

El agua, el aire y el sol han sido y seguirán siendo por siempre las primeras y más poderosas energías de las que los seres vivos pueden disfrutar libremente, sin perjuicio de la obligación legal de estricta observancia de los tratados internacionales y del derecho convencional. Por lo tanto, mientras Dios lo quiera, podremos aprovechar los recursos hídricos marinos y el suelo subyacente del subsuelo marítimo nacional para fines de exclusivo interés económico nacional, en una vasta zona marítima, convencionalmente denominada “Económica Exclusiva”. Zona”, ya establecida y pendiente de la esperada proclamación en Italia, que aplica la ley del 14 de junio de 2021, n.91, (GU n.148 del 23 de junio de 2021), titulada: “Establecimiento de una Zona Económica Exclusiva (ZEE) más allá de la límite exterior del Mar Territorial”.

El agua, que por su composición muy natural también podría llamarse “carbono blanco”, constituyó y representó para todos el primer recurso energético para la producción de energía, luego vino el sol, que, oportunamente mejorado tecnológicamente, nos proporcionó gran cantidad de energía solar térmica. La energía, y finalmente el aire, no se quedó limitada a las aspas de los molinos de viento, hasta el punto de que hoy no es raro ver millones de las llamadas turbinas eólicas en cada colina o altura montañosa, en un feo despliegue ambiental. girando y girando sin ningún respiro pacífico para producir la tan útil, deseada, costosa y necesaria energía eléctrica.

Los vastos espacios de la superficie marina de Calabria, todavía libres (no se sabe durante cuánto tiempo) de plataformas marítimas de exploración, investigación y extracción de hidrocarburos y otros enormes recursos minerales, presentes en la plataforma continental subyacente de Calabria, en el futuro no se verá muy afectada por la presencia de numerosos inversores y grupos de origen bancario, tanto nacionales como extranjeros.
El interés por las zonas marinas caracterizadas por aguas poco profundas, típicas de los numerosos bancos submarinos ubicados en la Plataforma Continental Italiana, con batimetría nivelada homogénea y las costas marinas de nuestra querida Calabria, encuentra fundamento en las instituciones jurídicas del derecho marítimo internacional, de la ” Zona Económica Exclusiva y Plataforma Continental”, regida por (UNCLOS).

La Convención de Montego Bay, firmada en Jamaica por los representantes plenipotenciarios de los Estados participantes adheridos a la convención, el 10 de diciembre de 1982, posteriormente ratificada también por Italia, con la ley del 2 de diciembre de 1994, n.689, titulada: “ratificación y ejecución de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, con anexos y acta final, hecha en Montego Bay el 10 de diciembre de 1982, así como el Acuerdo que implementa la Parte

En el futuro, aquí y allá, sin ningún orden particular, en medio del mar, no lejos de la franja costera marítima de Calabria, aparecerán las Islas Artificiales Verdes, infraestructuras habitables dotadas de todos los recursos energéticos y servicios necesarios para vivir en plenitud. bienestar psicofísico lejos del caos y la contaminación por monóxido de carbono de la ciudad. Las agencias inmobiliarias internacionales ya aguzaron el oído antes de llegar a la cita con retrasos injustificados frente a los previsibles intereses crecientes de fondos de inversión nacionales y extranjeros.

La Calabria marítima y costera, por tanto, cada vez más atractiva por su indiscutible encanto medioambiental único en el mundo, con la posibilidad prevista que ofrece el derecho internacional convencional de autorizar la construcción de islas artificiales, situadas en medio del mar en las zonas más agradables, volverse atractivo para los mercados internacionales y los comerciantes extranjeros. ¿Será así?

(Emilio Errigo profesor contratado de “derecho internacional del mar” y “gestión de las actividades portuarias” Universidad de Tuscia, actual Comisario extraordinario SIN Crotone-Cassano y Cerchiara di Calabria).

Continuar leyendo en StrettoWeb

PREV POTENZA, CON TODO MÉRITO, SALVA LA SERIE C – Talenti Lucani
NEXT Industria Felix 2024, Scapigliato premiada entre las mejores empresas medioambientales de Toscana • ALLDAYS