Doctores. Carta a los líderes de la ASL de Benevento: La idoneidad prescriptiva está regulada por indicaciones clínicas, no por promedios y algoritmos”

Doctores. Carta a los líderes de la ASL de Benevento: La idoneidad prescriptiva está regulada por indicaciones clínicas, no por promedios y algoritmos”
Doctores. Carta a los líderes de la ASL de Benevento: La idoneidad prescriptiva está regulada por indicaciones clínicas, no por promedios y algoritmos”

“Hemos escrito al Director General, al Director de Salud y al Director del Servicio Farmacéutico de la ASL de Benevento para responder a las conclusiones que la ASL plantea sobre la actividad de prescripción de los médicos generales que cuestionan su método y mérito. Los promedios financieros abstractos, desconectados de los comportamientos clínicos (indicadores de proceso y resultado) y de la epidemiología del médico individual (composición personal y prevalencia de patologías crónicas) no tienen base lógico-racional y están injustificados a nivel científico, organizativo sistémico y jurídico” ,

Así, Carlo Iannotti, secretario empresarial de ASL Benevento del SMI, hace pública la carta enviada a los dirigentes de la Autoridad Sanitaria Local de Benevento.

“Los médicos – continúa – están obligados a utilizar recursos económicos para alcanzar objetivos de salud o resultados clínicos (eficacia) resultantes de elecciones racionales (eficiencia), respetando las normas reglamentarias y las buenas prácticas recomendadas por estudios clínicos, directrices, caminos compartidos y notas de la AIFA. . Nada más. Por lo tanto, los parámetros financieros ajenos a los resultados clínicos obtenidos no son adecuados para evaluar el trabajo de un médico desde el punto de vista de la idoneidad, que debe referirse únicamente al cumplimiento de las normas reglamentarias en casos clínicos individuales y no al gasto medio relacionado con la tamaño de la población”.

“Por lo tanto, la evaluación – continúan – sólo puede ser cualitativa, no cuantitativa. La idoneidad, quisiéramos reiterar, se refiere al “procedimiento correcto en el paciente adecuado, en el momento adecuado y en el entorno más adecuado”, y explica la variabilidad prescriptiva, que no sólo es deseable sino más bien una indicación de buena práctica médica, que certifica práctica habitual de atención “personalizada”. Por lo tanto, cualquier queja sobre la inadecuación de la prescripción debe presentarse en relación con cada prescripción individual prescrita en el entorno clínico específico y no de forma acumulativa en relación con el volumen de un gasto global arbitrariamente establecido e insuficiente. Por otra parte, cuanto más implemente un médico un control generalizado y eficaz de los factores de riesgo en una gran parte de la población, más se desviará automáticamente de la media de la población utilizada como referencia, pero ciertamente no por inadecuación. En efecto, un aparente aumento del gasto en medicamentos o controles a corto-medio plazo previene eventos agudos, complicaciones y empeoramiento funcional a largo plazo y por tanto también reduce los costes de hospitalizaciones o prevención secundaria, rehabilitación, pensiones de invalidez, etc. .

“Invitan a los administradores de la ASL de Benevento a abandonar la idea de que la buena asistencia sanitaria se basa en promedios y algoritmos y a dejar de lado, de una vez por todas, la desafortunada iniciativa de intentar evaluar la idoneidad de la prescripción con tales métodos. Esperamos que la gestión de la ASL de Benevento se ajuste a los dictados jurisprudenciales y se abstenga de cualquier tentación imprudente de cuantificar cualquier posible daño fiscal basándose en la mera desviación de la media prescriptiva. Queremos recordarles, como observó el Fiscal General del Estado, que no son admisibles decisiones legislativas puramente políticas encaminadas a limitar o prohibir el uso de determinadas terapias cuya adopción cae dentro de la autonomía y la responsabilidad de los médicos. En caso contrario, pedimos que se escriba qué terapias no se deben ofrecer o qué pacientes se deben excluir de los servicios para dar una amplia cobertura mediática al desmantelamiento local de la asistencia sanitaria”.

“Finalmente, se recuerda que en caso de reducción imprudente del tratamiento económico auxiliar de los médicos generales, la denuncia debe entenderse rigurosamente probada en los casos de desviación grave de la evidencia científica sobre la materia, y no refiriéndose a meras estadísticas. cálculos sobre la tendencia general de las prescripciones. De lo contrario, serán los propios médicos, o en su caso los sindicatos que ya están dispuestos a representarlos ante los tribunales, quienes recurrirán ante las autoridades judiciales competentes”.

PREV ¿La nueva comisaría del antiguo hospital de Massa? A los ambientalistas les gusta la propuesta
NEXT Versión de Arthur Monza: los arrepentimientos del pasado no cuentan, dejen paso al brasileño