segundo encuentro de formación en el sector adulto • Primera Página

segundo encuentro de formación en el sector adulto • Primera Página
segundo encuentro de formación en el sector adulto • Primera Página

Realidad

El segundo encuentro de formación del sector adulto de la Acción Católica Italiana de la Parroquia del Sagrado Corazón tuvo lugar el domingo 28 de abril de 2024 en Santa Maria di Gesù en Mazara del Vallo (TP). La formación “Plenitud”, segunda etapa del curso de formación del grupo de adultos “Vite acontact”, fue organizada por el vicepresidente del sector Adultos, Salvatore Gianquinto, con la colaboración de Francesca Bonacasa Sciuto, miembro de la asociación. El momento de oración y espiritualidad estuvo a cargo de Don Francesco Ingrande, nuevo diácono de la iglesia de Mazara del Vallo invitado por la AC. El encuentro comenzó preguntando a los participantes si en su opinión la felicidad existe y qué haría falta para alcanzarla.

Con el ejemplo del frasco lleno de pelotas de golf, vidrio y arena, el grupo experimentó que en la vida hay cosas cruciales, cosas importantes y cosas menos importantes. La familia, los niños, la salud, los amigos, el amor son las cosas que nos fascinan y nos permiten alcanzar la felicidad. Son esos valores que incluso sin nada más que sustentara nuestra vida seguiría siendo plena. La felicidad de cada uno de nosotros es un objetivo que se puede alcanzar preservando los valores esenciales de la convivencia humana.

A veces nos damos cuenta demasiado tarde de que faltan ciertos valores y lo notamos cuando algo o alguien ya no está a nuestro lado. Aquí está la segunda pregunta: ¿el agua te da sed? La sed, el deseo insatisfecho de algo, nos enseña la importancia de lo que nos falta, de lo que quizás dábamos por sentado. Nos damos cuenta de que extrañamos acciones comunes, paseos con un ser querido, creando un vacío insalvable en nuestro interior. La sed de vida que sentimos cada día al recuperar momentos pasados ​​nos lleva lentamente a beber la existencia en las dosis que preferimos.

Esto lo vivimos durante el periodo de pandemia cuando estuvimos confinados en casa y estábamos satisfechos con lo que teníamos a nuestro alrededor, con lo imprescindible. Entonces, volviendo a la felicidad, podemos ser felices recuperando lo esencial a partir de nosotros mismos. En la segunda parte del encuentro los participantes se involucraron utilizando la dinámica de Word Café discutiendo cuatro preguntas: 1. ¿Cómo gestionarías una separación? 2. ¿Cómo manejarías una muerte importante en la familia? 3.

¿Cómo afrontarías una amistad traicionada? 4. ¿Cómo manejaría que su hijo estuviera lejos en otra ciudad lejana? La discusión comenzó con el ambiente armonioso de tomar un café en la barra, charlar sobre esto y aquello y luego entrar en los detalles de las preguntas. Las respuestas fueron similares en los distintos grupos, subrayando que no es fácil gestionar determinadas situaciones una vez que se han producido, pero que intentamos resolverlas lo mejor que podemos. El principal problema que se ha abordado es el de los niños que estudian y trabajan fuera de Mazara.

La mayoría no acepta que nuestros jóvenes tengan que abandonar la región para encontrar su propia estabilidad económica. Los padres, que siempre dan apoyo moral a sus hijos, también piensan egoístamente en su futuro cuando se encuentran manejando solos su vejez. En conclusión hemos logrado dar sentido a la plenitud de vida que es la vida misma que vivimos en el día a día, con los valores saludables que nos acompañan en nuestras elecciones personales y en nuestro camino de fe como laicos comprometidos con la servicio de la iglesia. Además de los miembros adultos de la AC, participaron en el encuentro algunos matrimonios de amigos de otras parroquias.

Un cálido agradecimiento a quienes valientemente se abrieron a nuestra asociación regalándonos sus reflexiones y un momento de sus vidas.

Nota

PREV FERRARA BAJO LAS ESTRELLAS 2024: la programación completa
NEXT Lo mejor y lo peor de Taranto-Picerno