Venecia, desperdiciaron las sillas de ruedas, el Tribunal de Cuentas condena a los directores del instituto Benedetti a indemnizar 30 mil euros

Venecia, desperdiciaron las sillas de ruedas, el Tribunal de Cuentas condena a los directores del instituto Benedetti a indemnizar 30 mil euros
Venecia, desperdiciaron las sillas de ruedas, el Tribunal de Cuentas condena a los directores del instituto Benedetti a indemnizar 30 mil euros

En 2021, la foto de las sillas de ruedas desechadas causó sensación. Los pupitres en cuestión, buscados por la entonces ministra Azzolina en el período post-Covid para mantener a los estudiantes separados, eran los del liceo científico-lingüístico Benedetti Tommaseo de Venecia, amontonados en un barco listo para ser desechado. Todo nuevo. Pero, según el director, para los estudiantes de secundaria se consideraban incómodos y pequeños y, por lo tanto, no se utilizaban.

30 mil euros a compensar

Una decisión que ahora ha sido condenada por el Tribunal de Cuentas: el director y el director administrativo en ejercicio deberán compensar a la escuela con una cantidad equivalente a 30.000 euros, 15.000 cada uno.

Según informes El Mattino de Paduala Fiscalía de Contabilidad había presentado una factura de más de 38 mil euros, incluido el coste de los escritorios, frascos de gel higienizante y una gran cantidad de mascarillas quirúrgicas, que también acabaron en la basura.

Según las investigaciones, fue el anterior director, en 2020, quien encargó 40 pupitres que, una vez llegados al colegio, fueron colocados en el salón principal y utilizados únicamente para los exámenes estatales.

La Fiscalía: “Elección injustificada e irracional de disponer de los bienes”

La dirección justificó la elección diciendo que los materiales no eran aptos para su uso, el gel había caducado y las mascarillas no cumplían con los estándares. Sin embargo, según la fiscalía, habría sido una “opción injustificada e irracional disponer de los bienes, después de haberlos dejado sin uso durante mucho tiempo sin siquiera intentar utilizarlos, ni siquiera parcialmente”, elección que habría causado una pérdida total para el fisco de 38 mil euros.

Violación de la norma sobre registros contables.

A esto se suma que los escritorios ni siquiera habían sido marcados en el inventario, violando así la norma sobre registros contables “menoscabando el principio de veracidad de los documentos de gestión, impidiendo que tengamos una imagen tan fiel y correcta en los datos contables”. tanto del director escolar como del director de Servicios Generales y Administrativos”.

De ahí la condena a pagar 30 mil euros, netos de los 8 mil euros por la no utilización de los escritorios. Las mujeres podrán apelar.

PREV «El destino está en nuestras manos»
NEXT dinero para evitar la condena de sus nietos