Cerignola, semana social diocesana: “Es necesaria la cohesión para proteger a los trabajadores”

Statoquotidiano.it, 01 de mayo de 2024 – Ceriñola. La Iglesia también se preocupa por la cuestión de la seguridad en el lugar de trabajo.

Ayer, De hecho, en la Curia Episcopal – sala Juan Pablo II – se celebró una interesante conferencia titulada “Seguridad en el trabajo” en el marco de la VII Semana Social Diocesana, en preparación de la Semana Social Nacional que tendrá lugar en Trieste del 3 al 7 de julio próximos. .

Asistentes a la reunión, Nicola Gadaleta, gerente provincial de seguridad de CGIL; Leonardo Piacquaddio, Secretario Provincial CISL Foggia.

A moderar, la abogada donatella pernaen un debate en cuyas conclusiones destaca la intervención de Don Pasquale Cotugno quien destacó la necesidad de: “Acciones de cohesión entre los distintos sujetos sociales y entre los sindicatos del territorio. En todos los niveles, local, regional, nacional. Porque sólo así es posible encontrar estrategias juntos para crear procesos de realización de buenas prácticas”.

En sus palabras introductorias, la moderadora destacó cómo la Iglesia ha abordado la cuestión del trabajo desde sus primeras encíclicas sociales que, con el tiempo, ha elaborado para la definición de su propia doctrina social.

“Doctrina social” según Donatella Perna “que se constituye como parte esencial y casi ontológica de la misión de la Iglesia, de su existencia y de su misión.
Sin doctrina social probablemente no tendríamos una Iglesia que se promueva como instrumento de salvación para la Creación y para el hombre”.

Donatella Perna se centró luego en toda una serie de iniciativas y mensajes sobre el significado y la importancia de los trabajadores derivados de la doctrina social de la Iglesia, hasta el punto de poner de relieve una especie de vínculo y puntos de encuentro entre las referencias sobre el tema procedentes de la propia Iglesia y las normas jurídicas formuladas al respecto a lo largo de los años por los organismos políticos y jurídicos.

Así, mientras la Iglesia reconocía significado a la dignidad social de los trabajadores, el mundo político definía de vez en cuando reglas para proteger a los trabajadores y a sus trabajadores. buenas prácticas en el desempeño de la jornada laboral.

Principales innovaciones aportadas por la legislación jurídica sobre el trabajo a lo largo del tiempo destacadas por Donatella Perna: la importancia de conocer el entorno laboral mediante la realización de un análisis del mismo y la necesidad de formular un documento de evaluación de riesgos dentro de un entorno laboral precisamente con el objetivo de prevenir accidentes.

“El marco regulatorio”, señaló luego el moderador “Ha progresado, pero no ha logrado detener las muertes en el lugar de trabajo”.

Por lo tanto, sigue siendo importante que las políticas sociales de los distintos sujetos involucrados y también de la Iglesia sigan comprometidas, como lo destacó la encíclica “Fratelli tutti” del Papa Francisco, quien, como recordó Perna en su presentación, “en dicha encíclica afirmó que “Las políticas laborales que se adopten en todos los niveles de la administración deben tener en cuenta que no hay peor pobreza que la falta de trabajo”.

Luego se llamó la atención de la audiencia también el contenido del último mensaje publicado por los obispos italianos con motivo de la Jornada del Trabajo de este año, titulado “Trabajar por la participación y la democracia”, firmado por la Comisión Episcopal para los problemas sociales y el trabajo, la justicia y la paz.

En este mensaje, la abogada Donatella Perna subrayó: “Los obispos nos dicen que las organizaciones de trabajadores están llamadas a ser garantes de las condiciones de los trabajadores y, además, que los propios trabajadores también están llamados a planificar junto con los empleadores estrategias y buenas prácticas que garanticen seguridad en el trabajo”.

Entonces aquí está la llamada Punto principal que surgió durante la conferencia: Es necesario invertir en planificación, formación e innovación.

¿Cuáles son entonces las propuestas de los sindicatos a este respecto? fue la petición que el moderador dirigió a los representantes sindicales que asistieron a la Conferencia.

El responsable de la CGIL llamó la atención sobre el motivo de garantizar la seguridad en el trabajo, destacando cómo la falta de atención a las condiciones de los trabajadores conduce a menudo a costos sociales demasiado altos; pero, sobre todo, porque todavía asistimos a una tendencia muy alta en cuanto a las denuncias de muertes en el trabajo.

“El problema” según Gadaleta “es que todavía falta conciencia de los riesgos. Quien va a trabajar, en cambio, siempre tiene que afrontar riesgos”

Los datos aportados por el responsable de la CGIL a este respecto son alarmantes: “En 2023 se produjeron al menos 15 muertes por accidentes laborales en la provincia de Foggia y alrededor de 4.000 informes de accidentes, con una media de 12 por día”.

Por tanto, hay que recordar, según Gadaleta, que, según el artículo 2087 del Código Civil vigente en Italia, el empresario está obligado a proteger a sus trabajadores.
El énfasis del sindicalista se expresó así en estos términos: “Pedimos un nuevo pacto por la seguridad en el lugar de trabajo que tenga como objetivo definir una sinergia real entre empresarios y trabajadores”.

De hecho, la falta de seguridad implica hoy costes muy elevados, más de 45 mil millones al año, como destacó Gadaleta: “Pero”, según sus palabras, “hay un sistema que hay que cambiar. El sistema represivo no funciona. Debe hacerse recuperar el diálogo entre empresarios, trabajadores y el mundo social. Los sistemas de gestión de la seguridad en el trabajo aún no están lo suficientemente extendidos”.

Las solicitudes del responsable de la CGIL fueron, por tanto, las siguientes: “el DURC-SSL (Es decir, DOCUMENTO ÚNICO DE REGULARIDAD DE COTIZACIÓN para la seguridad de los trabajadores, ed.) debe volverse obligatorio; la aplicación de la CCNL en la subcontratación deberá practicarse también para los particulares; necesitamos regular mejor los permisos de conducción basados ​​en puntos y no en créditos y ampliar la exigencia de tarjetas de identificación; Nunca vayas a trabajar sin formación. Pero estamos en contra de la formación mediante e-learning. No al documento de evaluación de riesgos realizado únicamente por el empleador. Debemos reforzar la vigilancia. Incluso el Las autoridades sanitarias locales deben recibir la formación adecuada.
Hay sanciones pero aún hoy no tienen efectos particulares, es decir, no se aplican plenamente.
Ninguna empresa debería tener un responsable de seguridad de los trabajadores. Pedimos que el médico competente goce de mayor autonomía respecto al empresario”.

Conclusión de Nicola Gadaleta: “Hay que pensar en el trabajador de forma más compleja, en su salud integral, no sólo en relación a la seguridad en el trabajo, según la perspectiva de la salud total del trabajador”.

También para Leonardo Piacquaddio hay demasiados accidentes laborales: “Ha habido 670 accidentes laborales en los últimos seis meses. En 2021 se registró un aumento del 20% en las lesiones laborales en comparación con 2020”.
Por eso es necesario que el secretario provincial CISL: “introducir la cultura de la seguridad en el trabajo incluso en pequeñas situaciones de uso doméstico, adaptando los sistemas a los estándares”.
Además, según Piacquaddio, “toda una serie de factores contribuyentes actúan en los sistemas de trabajo” en detrimento de la seguridad de los trabajadores: “para muchos hay que ser rápido, pero se puede permanecer en el mercado cuidando la seguridad”. A veces pasa de largo el concepto de que hay que poner los papeles en orden, pero en muchos casos pasaba que los empleados de la matriz tenían documentación más detallada que los empleados de terceras empresas, como diciendo que el riesgo era minimizado para los segundos, a pesar de hacer el mismo trabajo, mientras que quizás para los primeros se normalizó”. En cambio, se deberían crear gestores de seguridad de los trabajadores, como lo exige la ley, y siempre se deberían informar de las anomalías en el ámbito, subrayó Piacquaddio, quien también destacó que hoy “hay todavía una cierta pobreza cultural en materia de seguridad. Más bien, deben surgir en nuestra conciencia de los puntos fijos.
Demasiadas empresas no envían a sus trabajadores a formación.
Debemos concienciar a todos de ser portadores de una buena cultura laboral. Y las escuelas también deben dar un salto cualitativo al definir las PCTO”.

Por ello, anunció el secretario provincial, los puntos establecidos por la CISL en materia de seguridad en el trabajo: establecer un sistema de calificación para las empresas; definir obligaciones de formación en el lugar de trabajo; establecer las mismas reglas que en el sector público en el sector privado; recurrir al presupuesto del INAIL para formar trabajadores; fortalecer el personal de órdenes de supervisión; garantizar la presencia de un Responsable de Seguridad de los Trabajadores en cada empresa; apoyar a quienes quieran denunciar irregularidades en el trabajo; promover e intensificar intervenciones de carácter negociador y contractual (acuerdos, protocolos, pactos, contratos…) como herramientas para rechazar las medidas y procedimientos de prevención de forma selectiva y específica.

Al concluir la jornada, el abogado Perna señaló finalmente la urgencia de establecer “un mayor control, independientemente de quién opere y de la duración de la actividad, para evitar la creación de zonas libres de incumplimiento de las normas”. y buenas prácticas para la seguridad y protección de los trabajadores”.

PREV “Profesores” y “candidatos”, independientemente del género: la revolución inclusiva de la Universidad de Trento
NEXT GUIDONIA – “Confidencias en la noche”, un espectáculo contra la violencia de género con textos inéditos de Dacia Maraini