“Gracias por todo lo bueno que se ha hecho”

La primera temporada del Atlético de Foligno en la Serie A termina con una extraordinaria salvación temprana que llena de orgullo a la número 1 del club, María Serena Piorico.

“En junio del año pasado, en los días posteriores a la victoria de la “Final de Fútbol Sala” y el consiguiente ascenso al Campeonato de la Serie A, sentí un gran miedo. Me preguntaba si estábamos preparados para este salto, desde todos los puntos de vista no me preocupaba el resultado, si hubiésemos descendido no habría sido una tragedia.
Lo que más me preocupaba era no poder garantizar a todos: plantilla, jugadores, colaboradores, directivos y aficionados, una situación que nos permitiera realizar esta temporada en las mejores condiciones. Tenía gente cercana que repetía. Yo: “Vamos… ¡Intentémoslo!” Emprendedores que han elegido apoyarnos económicamente y confiar en nosotros. Colaboradores y amigos que se desvivieron para que todo saliera lo mejor posible. Después de algunas noches sin dormir, encontré el coraje y la fuerza para afrontarlo todo. Encontrarlo en la mirada de mis niñas, en su voluntad, en sus voces, llenas de alegría y entusiasmo.
Hasta el día de hoy puedo decir ¡gracias! Gracias por todo lo bueno que se ha hecho.”

Y la lista es interminable.
“Gracias a nuestros seguidores que abrieron sus corazones y gritaron a todo pulmón con nosotros el domingo. Gracias al cuerpo técnico, que siguió y apoyó a nuestras chicas con seriedad y dedicación, dentro y fuera del campo, aunque sea con un abrazo, aunque sea con una sonrisa. Para conseguir que los domingos puedan jugar contra los equipos “más grandes” con la mirada hambrienta de quienes salen al campo a competir, siempre. Gracias a los responsables, que de forma impecable, sin dejar nada fuera, lo hicieron todo más fácil. Gracias a todo el personal médico: médicos, masajistas y fisioterapeutas. Gracias a nuestro locutor Paolo, al fotógrafo Federico y a todos los periodistas curiosos que se interesaron por esta familia, nuestro entorno y nuestra pequeña pero sana realidad. Gracias a las chicas, a las jugadoras, que a pesar de no ser “profesionales” han demostrado que lo son. Con seriedad, perseverancia y paciencia. Incluso cuando el clima no era el mejor.
Y gracias también a esa gente que dijo: “¡¿Pero adónde quieren llegar con este equipo?!” Porque nos habéis dado la fuerza para apostar por nosotros mismos como nunca antes, haciéndonos sentir orgullosos de tener “¡ESTE EQUIPO!”.

Y ahora adelante.
“No sé qué nos deparará el futuro y por cuánto tiempo más tendremos la posibilidad de permanecer en la máxima categoría, pero mientras tanto disfrutemos de este logro, disfrutemos de nuestro presente, con la mirada orgullosa y orgullosa de ¡los que saben que han ganado el reto más difícil de todos!”.

oficina de prensa

e85a37cb79.jpg

PREV 29° Premio a la Bondad Ciudad de Treviso: ocho ejemplos de altruismo
NEXT Serie A femenina – Milán-Sampdoria 3-1, Fusetti se marcha llorando