¿Quién los vio? 900 desaparecidos entre Turín y la provincia: «Cambiemos la forma de buscarlos» – Turin News

Casi tres personas al día, para un total de 900 denuncias de personas desaparecidas en 2023: un número que da escalofríos, especialmente si se compara con otro. «Ante estos casi mil casos, sólo una vez se activó el plan de activación de búsqueda que exige la ley» informa Fabrizio Pace, psicólogo, criminólogo y presidente de Penélope Piemonte, la asociación que ayuda a las familias de personas desaparecidas desde 2012. «Nuestra propia existencia confirma que hay un fallo en el sistema. Somos voluntarios y actuamos de puente con las instituciones, que deben involucrarnos directamente en la investigación. En cambio, recibimos muy pocas quejas y las instituciones nos piden ayuda a menudo: está claro que algo tiene que cambiar”.

Lamentablemente el fenómeno reportado por Penélope no es nada nuevo y los números lo confirman. Lo que empujó a la asociación a denunciar públicamente el problema fue el caso emblemático de Claudio Ellena, el hombre de 86 años desaparecido el 14 de febrero y encontrado sin vida el 5 de marzo, veinte días después. El anciano estaba en un acantilado en Pino Torinese, sentado a bordo de su Lancia Ypsilon: «Todos debemos sentirnos responsables de dejar morir de hambre a una persona – presionó Pace – La autopsia dice que Ellena murió de una embolia pulmonar, por lo que no fue un accidente. Podría haberse salvado, pero sufrió una larga agonía porque no lo buscamos adecuadamente”.

Claudio Ellena y, arriba, su Lancia Ypsilon en el acantilado de Pino Torinese

ced577e076.jpg
41ef86645a.jpg

Pace recuerda lo que se hizo y lo que no se hizo en los veinte días transcurridos entre la desaparición y el descubrimiento del turinés de 86 años. Junto a él están su familia: «Es triste saber que no se busca a una persona desaparecida. No debe volver a pasarle a otros nunca más”, desahoga María Teresa Elena, hermana de Claudio, con la voz entrecortada. “Cuando presentamos la denuncia, la policía no la definió como una desaparición sino como un traslado voluntario – recuerda la sobrina de Claudio Ellena, Patrizia Zaccara – Luego nos encontramos preguntando todos los días, sin que nadie nos dijera nada sobre las búsquedas”.

María Teresa Elena y Patrizia Zaccara

Inicialmente se supo que el teléfono móvil del hombre de 86 años se había conectado primero al móvil del aeródromo de Collegno y luego al de la zona de Tetti Miglioretti en Pino Torinese, donde fue encontrado: «Sin embargo, sólo lo buscaron en Collegno y no en Pino – subraya Pace – Y aún hoy no existe ninguna autorización para recuperar los registros de llamadas”.
Zaccara continúa: «Fuimos a todas partes a buscar a mi tío, que luego fue encontrado por casualidad. Nuestro llamado es que esto no vuelva a suceder con otras personas y que se organicen búsquedas de inmediato, que se localice el teléfono celular, que se realicen vuelos con helicópteros y drones para encontrar personas que muchas veces puedan ser rastreadas fácilmente”..

8973d568c9.jpg

Los familiares de Ellena relatan, en esencia, el contenido del escrito que enviaron al fiscal Alessandro Aghemo (apoyado por la asociación Penélope y el abogado Roberto Saraniti). Ahora el fiscal investiga por homicidio contra desconocidos: «Pedimos a los investigadores que nos expliquen cuándo murió Claudio: la autopsia no lo dice pero hay elementos que demuestran cómo vivió en ese auto durante mucho tiempo. Nuestra hipótesis es que hubo negligencia en las labores de rescate”.
Según la asociación Penélope, el caso de Ellena podría ser sólo uno de muchos: «No se puede registrar a las personas emitiendo una declaración a la policía. Hay que buscarlos activamente, deambulando por los lugares donde se pueden encontrar desde primera hora. De lo contrario nunca los encontraremos y lo que le pasó al señor Claudio nos puede pasar a cualquiera de nosotros”..

Fabrizio Pace, presidente de la asociación Penélope

6df5c37aac.jpg

Ni siquiera sería la primera vez, como recuerda el propio Pace. Un triste “precedente” es el de Flavio Cogotti, de 55 años, desaparecido del hospital de Orbassano y encontrado muerto diez días después, a 500 metros de distancia. Era el 21 de julio de 2022 y allí estaba internado para realizarle pruebas. Sufría ansiedad y depresión, con estados de confusión mental y amnesia temporal. En las horas siguientes se iniciaron búsquedas con unidades caninas de Carabinieri, policía local y protección civil, recogiendo testimonios de avistamientos entre Rivalta y Turín. Falsas alarmas, evidentemente: su cuerpo, en avanzado estado de descomposición, fue encontrado la tarde del 31 de julio en Via Prima Strada, en el Interporto Sito (no lejos del hospital).

«Habíamos dado indicaciones precisas sobre el lugar de los registros, también porque había salido de allí en pantuflas y pañales – recuerda Fabrizio Pace, presidente de la asociación Penélope – Desgraciadamente lo buscaron en las afueras de Turín, pero estaba a sólo 500 metros del hospital. Luego pedimos una autopsia y una investigación, pero no se hizo nada: no podemos aceptar que nadie sea responsable de semejante tragedia.».

PREV “Ante Cantù abiertamente queremos ganar fuera de casa”
NEXT Ferrarelle está contratando en Campania: el enlace para postularse