“Los eventos impulsan hoteles y restaurantes. Pero faltan conciertos”

Es un clima de confianza y de buenos sentimientos que gravitará alrededor del planeta turístico en la zona de Imola en 2024. Las cifras de flujos turísticos en la zona, relativas al primer trimestre del año, hablan claramente y están en línea con las del año pasado. Datos muy por encima de lo realizado en 2019 prepandemia. ¿Todo mientras se espera el pico esperado para el Gran Premio de Fórmula 1? Los eventos que giran en torno a la ciudad, con el circuito de Enzo y Dino Ferrari como protagonista. “Esta temporada de eventos es positiva porque consolida una condición que deja atrás los numerosos problemas críticos vividos en el pasado – explica Raffaele Benni, presidente de Arialco y líder del sindicato de Turismo Confcommercio Ascom Imola –. Hay movimiento y dinamismo en los hoteles, que también se ven afectados por las influencias positivas de los eventos feriales de Bolonia y en los restaurantes es un buen momento”.

Y las perspectivas son halagüeñas: “Las pequeñas y medianas iniciativas se combinan bien con eventos muy eficaces para la satisfacción de los operadores que trabajan con compromiso y dedicación. Un sector siempre bajo presión que se ve así recompensado – continúa –. ¿Un ejemplo? ‘ Borgo & Motori’ de Borgo Tossignano que agotó numerosas instalaciones de alojamiento en la zona, diferenciando la oferta turística del valle de Santerno”. Pero aún se puede hacer más: “El aeropuerto Marconi de Bolonia es, en general, insuficiente en comparación con el número de solicitudes y faltan instalaciones hoteleras de alto nivel en los alrededores – analiza Benni –. Hay un gran potencial pero se necesita más calidad. Los clientes tienen expectativas importantes y se necesitan proyectos adecuados”. En definitiva, calificando los servicios para aspirar a la mejor hospitalidad en las latitudes de Imola: “El hipódromo juega un papel central en la proyección turística y en el calendario 2024, donde en mi opinión sólo faltan los grandes conciertos y un evento importante dedicado a dos ruedas motorizadas, refleja una gestión equilibrada y racional – subraya – Los grandes nombres de la música están muy presentes en lugares importantes no muy lejos de Imola, pero “puede y debe jugar todas sus cartas”.

Y el otoño, que rima con Baccanale, no está tan lejos: “Habrá una previa a finales de mayo y luego nos sumergiremos en el maratón organizativo del formato consolidado de octubre y noviembre – concluye Benni –. Un evento que se ha convertido en un punto fijo para nuestra restauración. Me gusta el tema del aceite y la idea de seguir haciendo un guiño a la creciente producción local”.

PREV yace en las vías, salvado por la policía por tercera vez
NEXT La más fuerte magnitud 4,4, las escuelas cerrarán mañana en Pozzuoli