Albano – En la Enoteca Io Vino la escritora transgénero Valerie Notari habla de sí misma en las páginas del nuevo libro “Gamer Girl”

yo conoci Valerie Notari en la tienda de vinos Io Vino, propiedad de Claudio Brancher y Francesca Moroni, en Albano Laziale, con motivo de la Semana de los Derechos Contra la Discriminación.
Muy alta y de extremidades largas, tiene muchas pecas en la cara, una tendencia de maquillaje de hace unos años, un vestidito verde, el pelo azul “ahora descolorido, que pronto se volverá a teñir” (cit.), y Ojos serenos y vibrantes, Valerie, en el arte. Imriely es uno escritor transgénero y un veterano del cosplay (el arte de vestir un disfraz de personajes de anime, manga, los llamados cómics japoneses y/o videojuegos), muy activo en temas de derechos LGBTQIA+.

Después de la presentación en el Palazzo Savelli el 18 de junio, trajo a la tienda de vinos algunos ejemplares de su segundo libro “Chica gamer”, publicado por Mondadori, durante un aperitivo que desembocó en una charla muy amena entre personas que, al principio hablaban en parte por curiosidad, en parte porque estaban fascinadas por los innumerables matices del mundo del que forma parte, pero también por encontrar Para obtener más información sobre el libro, en la última ronda de vino, ¡casi se convirtieron en viejos amigos!
Gracias, sin duda, a las copas de vino, pero, sobre todo, a la personalidad desenfadada, sociable y simpática de Valerie, que abierta y alegremente se declara una lesbiana trans poliamorosa.

Sé que tu familia tiene una casa en Rocca di Papa y tu madre se mudó allí definitivamente hace dos años. Ahora vives en Roma, en la zona de Garbatella, y tu sueño es vivir en Pigneto. ¿Vuelves a la ciudad a veces?

Sí, siempre hemos tenido esta casa y, cada vez, es un placer para mí pasar tiempo allí, en esa casa que, sobre todo en verano, me ha visto en todas mis etapas de crecimiento y luego me ha acogido con Este nuevo cuerpo femenino mío que sigue evolucionando gracias a la terapia hormonal.
De buena gana, cuando mi horario me lo permite, vuelvo a la encantadora Rocca di Papa.

¿Cómo fue tu viaje para convertirte en…Valerie?

Afortunadamente, tuve un camino muy fácil, apoyado sin reservas por mi familia.
Mi madre, todavía presente entre el público, dice muy a menudo que siempre la he puesto delante de algo más, que siempre he ido más allá, en todos los campos, diciendo y prediciendo las cosas correctas, incluso cuando, de niño, Le dije que, con el paso de los años, ¡nuestro clima habría cambiado!

¿Cuánto tiempo llevas siendo Valeria?

En 2020, viví con mi ex, ahora uno de mis mejores amigos (el amor entre nosotros nunca terminó, simplemente cambió) y, durante el largo encierro, cuando la calma se instaló en la agitada vida de todos nosotros, tuve mucho de oportunidad y tiempo para reflexionar, jugar videojuegos, especialmente Cyberpunk, el primero en el que se podía crear un personaje trans.
Cuanto más jugaba, más me encontraba en ese cuerpo femenino, más consciente me volvía de mí misma y más libre me sentía.
Además, había empezado a escribir “Gamer Girl”, mi segundo libro, que cuenta la historia de Giulia, una chica trans de diecisiete años, apasionada, como yo, por los videojuegos -League of Legends, sobre todo- que, al hasta cierto punto, quiere abrirse al mundo, “lejos de la prisión de mi antiguo hogar, lejos de los gritos de mis padres”.
La escritura y el cosplay me llevaron a salir del armario. Durante el proceso de escritura tuve una crisis, tanto profesional como personal, y así, con una mochila al hombro y una maleta, salí y me quedé en un co-living francés en medio de la montaña, durante tres semanas. Durante ese mismo período terminé de escribir el libro y decidí comenzar la transición.
Cuando regresé a Italia, no fui inmediatamente a Roma, sino a Milán, donde comencé a salir.
Le di el libro a mi agente y al editor. Y junto con ello, entregué mi nuevo yo al mundo, feliz y libre.

¿Qué tienen en común vuestros primeros libros, “Cosplay Girl” y “Gamer Girl”?

Cosplay Girl contaba una historia de amor sáfica y quería que la segunda tampoco fuera heteronormativa. Entonces decidí hablar de Giulia, una chica trans, y de Tommy, su amigo asexual, y para ello, como siempre, me dediqué a una larga investigación: No sé escribir sobre cosas que no sé. . Al escribir sobre Giulia comencé a comprender algunas cosas sobre mí a las que antes no le había dado la importancia adecuada.

¿Qué representa el Cosplay para ti?

Llevo veinte años haciendo cosplay. Con el cosplay tienes la oportunidad de ponerte a prueba en los zapatos de otra persona.
Una vez, interpretando a un personaje masculino, ¡otra vez me sentí mal!
Cuando fui a Milán y salí, les dije a todos que comenzaran a usar para mí los pronombres de los personajes que estaba disfrazando como… por lo tanto… ¡única y exclusivamente pronombres femeninos!
El cosplay, junto con la escritura, me moldearon.

¿Cuál es tu lectura constante?

Sin duda…yuri manga (Término japonés que indica relaciones homosexuales entre mujeres o niñas)!

¿Cómo quieres terminar esta entrevista?

¡Definitivamente con una última copa de vino! Y agradecerles a ustedes, Claudio y Francesca, y a todos los presentes con quienes realmente la pasé muy bien. ¡Salud!

NEXT “Cómo nacen una amistad y un poeta”, un libro de Savino Dimiccoli