«Las fotos después de la explosión. No quise traicionarlo y lo destruí todo”

“Después del accidente no quería traicionar a Ayrton, tomé esas cuatro fotos donde estaba sin casco, con la cuenca del ojo ensangrentada y las borré”. Han pasado rápidamente treinta años, pero cuando piensa en su amigo Senna, Angelo Orsi, ex fotógrafo y firma Autosprint, tiene imágenes fijas en su mente. Con «Magic» compartió 10 años en circuitos de todo el mundo.

¿Cómo sería tu relación con Senna hoy?
«Una relación sólida y sincera, como en los 10 años a su lado. Lo imagino desde arriba, riéndose de las tonterías de quienes, a lo largo de los años, lo han recordado haciéndose pasar por su amigo.”

Y ella, como verdadera amiga, no lo traicionó.
«Yo era el único fotógrafo en la curva, justo antes del muro exterior. Corrí hacia el lugar en mi scooter y comencé a tomar fotos a toda velocidad, pero ese no era yo, era el dedo que iba solo. Me di cuenta de que cuatro disparos fueron crudos, con Ayrton en el centro sin casco y con un ojo ensangrentado. Así que cuando regresé a la redacción de Autosprint esa noche, una vez oficializada mi muerte, le dije al director Carlo Cavicchi que no quería publicarlos. Me preguntó si tenía otras imágenes para el periódico y cuando dije “sí” me dejó en libertad de borrarlas definitivamente. No quería traicionar a mi amigo”.

Aquel fin de semana en Imola, Ayrton no estaba tranquilo…
«Estaba molesto por el accidente de su amigo Barrichello pero sobre todo enojado con la FIA, que le prometió una sanción por haber ido a comprobar el accidente de Ratzenberger en Villeneuve. Ayrton consideró aquella carrera como un punto de relanzamiento del Mundial. Esa tarde me dijo que lo encontraríamos en el Tamburello después de la carrera, en la vuelta de honor subiría con él para tomarle una foto debajo de la tribuna, mientras ondeaban las banderas de Brasil y Austria (en honor a Ratzenberger). “.

¿Puedes contarnos sobre tu primer encuentro con él?
«Silverstone 1983, ganó el campeonato inglés de F3. Estuve allí para tomar fotografías en carreras de ligas menores. Un colega mío apareció con Ayrton. Estaba pálido, delgado y sonriente. Pidió sentarse frente a mí y dijo: “El año que viene vendré a la F1 y ganaré el campeonato”. Al principio pensamos que estaba loco”.

Y también era bueno dándole consejos sobre fotografías.
«Estaba leyendo Autosprint y me preguntó si pagando le podía regalar algo».

¿Los mejores momentos?
«Nuestras interminables charlas cuando cada jueves por la noche explorábamos juntos cada circuito. Ayrton siempre me dio ideas sobre cómo fotografiar los coches, como hizo en Montecarlo. Me dijo: “Pasa por debajo del túnel, los coches golpearán el suelo cuando salgan y sacarán chispas”. Tomé fotos maravillosas”.

Ayrton también asombró a su hijo.
«Durante los GP de Imola y Monza, estuvo con mi familia. También se convirtió en el ídolo de mi hijo Matteo. Muchas veces dije que tarde o temprano Ayrton vendría a cenar, pero Matteo no lo creía. Así que una tarde Senna, cansado de su escepticismo, me respondió: “Mañana por la tarde estaré contigo, a las ocho en punto”. Lo hizo y mi hijo quedó atónito”.

Y enloqueció a los camareros de los restaurantes.
«La víspera del GP siempre pedía pasta simple y ensalada para estar ligero. Todavía recuerdo las caras de los camareros que pasaban minutos explicándole en vano al menos cinco o seis especialidades locales.”

PREV F1 – F1, Aston Martin desplaza la balanza hacia la parte trasera en Miami
NEXT LBA MARKET – Sassari, GM Pasquini: “Me quedo en el Dinamo y habrá muchos cambios en la plantilla”